Emilia, la beba contagiada de meningitis, se recuperó en tiempo récord y ya está en Coronel Pringles

10.04.2019 11:16

 Tras 20 días de angustia, la familia Yáñez-Mauri pudo volver a su ciudad. “Nos dijeron que por suerte la agarramos rápido; si no, podría haber sido peor”, dijo su mamá.

Emilia, la beba de 8 meses de edad que había contraído meningitis, fue dada de alta en el Hospital Interzonal Dr. José Penna y regresó a Coronel Pringles, donde más de 50 personas la esperaron con pancartas, aplausos y hasta algún bocinazo.

   En medio de la emoción por el recibimiento y el final de 20 días de mucha angustia, su mamá Giuliana Mauri y su papa, Abraham Yáñez, contaron que Emi se recuperó “bastante rápido”.

   “Cuando entró (al hospital) esperábamos otra cosa -reconoció la mamá-. Gracias a Dios de a poquito evolucionó bastante bien”.

   El infierno se desató para la familia Yáñez-Mauri hace dos semanas y media.

   “Me desperté un domingo (24 de marzo) a la madrugada, con la nena con fiebre. Le di paracetamol para que duerma, pero cuando se despertó empezó con convulsiones. Ahí nos dimos cuenta de que no era algo común y fuimos al hospital municipal”, relató Giuliana.

   “Ahí nos ayudaron a bajar la fiebre y la dejaron internada. Las convulsiones eran parciales, no de todo el cuerpo, así que empezaron a hacerle estudios. A la hora se supo que era meningitis y nos derivaron a Bahía enseguida. Cuando llegamos nos estaban esperando todos los doctores”, agregó.

   “Nos dijeron que por suerte la agarramos rápido; si no, podría haber sido peor”, completó.

   La beba estuvo internada dos semanas y media.

   “Llegamos el mismo domingo (al Penna) y al día siguiente la pasaron a terapia, donde le hicieron una operación para colocarle un drenaje y sacarle el líquido que tenía acumulado en el cerebro”, recordó, con angustia.

   “Ese día empezó a tener convulsiones. Un día estaba bien, pero al otro convulsionaba. Fue una primera semana muy difícil”, agregó.

   Giuliana contó que en la segunda semana “la gorda mejoró un montón”. Por este motivo la pasaron a sala común, le permitieron estar a upa con sus padres y hasta tomar la teta. Eso sí, le continuaban suministrando anticoagulantes.

Emilia, Abraham y Giuliana, el día en que salieron de terapia.

   “Estaba con nosotros, se reía; estaba mejor de lo que los doctores esperaban. Nos decían que la recuperación iba a ser lenta, pero sorprendió a todos”, dijo.

   La mujer reconoció que la expectativa era quedarse un par de meses en Bahía.

   “Nos habían dicho que el tratamiento era muy largo, pero evolucionó mucho mejor que lo esperado”, agregó.

   A Emi, de todas formas, le esperan nuevos estudios.

   “Además de tener que ir a que le saquen los puntos, tenemos turno con el neurocirujano y el neurólogo. Si ven alguna secuela, nos van a ayudar a tratarla. Un aspecto positivo es que es muy chiquita”, remarcó.

   Giuliana, de 19 años de edad, agradeció las muestras de cariño que recibió.

   “Vino a recibirnos hasta gente que no conozco, y en Bahía hasta se acercaron al hospital a darnos aliento”, relató, emocionada. (La Nueva. y Facebook Multimedios Pringles)

Buscar en el sitio

Contacto

periodismobonaerense España 1035
Coronel Pringles (BA)
7530

0291-15-4741811